Talleres
Portada Apertura Talleres Declaración Fotos Adhesiones

Educación:
Formal y  No Formal

Judaísmo,
Cultura
y Tradición

Política
Internacional

Puntos de
Identidad

Nota: la Ddeclaración final del Encuentro y la Declaración sobre Derechos Humanos  fue aprobada en el Plenario final del Encuentro por las organizaciones participantes, mientras que las resoluciones de los Talleres contenidas en esta página,  recomendaciones para estudios y debates posteriores.

Montevideo, 15 de Octubre de 2006
 

  Taller : Educación formal y no formal 

En el taller primero se intercambiaron experiencias de funcionamiento y actividades en las distintas instituciones; participaron: Zhitlovsky de Uruguay, ASA de Río de Janeiro (Br), ICUF de Argentina, I.L.Peretz de Santa Fé (Arg), C.C.I.Córdoba (Arg), C.C.I.Mendoza (Arg), Scholem-CER de Bs.As. (Arg).-

Se leyó y aceptó el trabajo que presentó el ICUF (Arg), y luego del intercambio de ideas, se desarrollaron 4 preguntas, que se entendió resumían los contenidos y formas de trabajo respecto de ésta temática institucional.

1    ¿Porqué pensamos que en la propuesta de nuestras instituciones se puede aprender , lo que no se puede aprender en otras instituciones?
 

Porque concebimos al proceso educativo que se ofrece en nuestras instituciones, como un camino de apropiación de lo humano y de lo judío.

Porque esperamos que quienes lo transiten se sumen a las fuerzas progresistas de la sociedad.

Porque valoramos las potencialidades de cada individuo en todos sus aspectos y en proyección a lo colectivo, en el interior y exterior de la institución (así como la aceptación de la diversidad).

Porque proponemos incorporar y valorar los recursos de la memoria y de la transmisión, y la implementación de políticas en ambas direcciones.

2   ¿Cuál es la responsabilidad institucional en la propuesta pedagógica?

El trabajo compartido entre comisión directiva, comisiones de apoyo, directores y docentes, es la forma de garantizar la propuesta pedagógica.

Consideramos responsables de la transmisión a aquellos que posean la preparación ideológica y pedagógica para desarrollarla.

A quienes hayan adquirido la preparación en las instituciones.

A quienes se preparan al respecto (con la formación adecuada) y se sientan  identificados con los principios institucionales.

Y todos aquellos individuos que tengan la inquietud de debatir los distintos aspectos de nuestra filosofía de vida.

3   ¿Cuál es la población de destino?

Son todos los que acuerdan con el proyecto institucional y será nuestra prioridad el sector judeo-progresista del medio en que cada institución actúa.

En éste punto hubo compañeros en que expresamente quisieron dejar asentado luego del concepto “..acuerdan con el proyecto institucional” el agregado “ó con parte de él”…..

4    ¿Cómo transmitir?

Generar espacios con contenidos específicos y propuestas atractivas que aborden con coherencia los principios fundamentales anteriormente expuestos.

Para ello es posible implementar diferentes propuestas: desde mostrar lo que se está haciendo en las distintas instituciones a través de los medios disponibles, hasta recursos y tecnologías elaboradas afuera.

Se remarca que la respuesta específica a éste interrogante deberá ser elaboración con responsabilidad de los equipos docentes y con posterioridad a un diagnóstico de cada institución.

Como recomendación para éste punto: que el próximo encuentro temático aborde éste tema puntualmente.

Recomendaciones

 * Que el próximo encuentro de éste tema sea entre los activistas y los actores de cada área.

* Que se elaboren temas específicos en cada institución y se transmitan entre todas.

* Realizar un boletín trimestral que nos incluya a todos.

* Registro de actividades de todas las instituciones y que se puedan consultar por todas, en cualquier momento.

* Hacer un portal de planificaciones.

Un pedido especial dentro de las recomendaciones que realizó Uruguay, volver a editar los libros de edición ICUF (Arg), y traducciones y edición de aquellos que resulten de importancia institucional. Para lo que propone un fondo común entre las instituciones del encuentro, propuesta aceptada por el conjunto de los participantes del taller.

volver arriba

 Taller: JUDAÍSMO, CULTURA Y TRADICIÓN 

 CONCLUSIONES CONJUNTAS

Octubre 2006

  Creemos que lo mejor que puede definir al judaísmo, es su conjunto de ideas básicas, sus valores, sus principios. Dicho de otra forma, su cultura milenaria.

El judaísmo es una filosofía de vida en sentido amplio, societaria y personal. Pero una filosofía de tipo revolucionaria, cuestionadora, crítica, propensa a la superación y al cambio, y por lo tanto inherentemente progresista. Una filosofía que no induce a la contemplación, sino a la acción y a la práctica.

  Debemos rescatar la cuestión de historia y de memoria, de memoria local inclusive, además de nuestra historia general, para mostrar que el judaísmo no fue es solamente una historia de persecuciones, sino más bien, y fundamentalmente, una historia de creación y progreso.

La cultura judía está indiscutiblemente ligada al progreso de la humanidad, en la más amplia acepción del término.

El judaísmo está indisolublemente ligado a las artes, a la ciencia, a la tecnología, a las ideas. Cuando se piensa en cultura judía , inmediatamente vienen a la mente músicos, escritores, poetas, científicos, profesionales de todas las ramas, pensadores, defensores de derechos humanos, que con su “filosofía de vida progresista”, es decir, su trabajo diario, sea en el campo teórico o en la práctica, y en el entramado social de las comunidades donde vivían, contribuyeron inexorablemente a la construcción de un mundo mejor.
Lo judío tiene su alcance en el pensamiento universal, y lo universal se manifiesta en lo judío.

  Nuestra ideología progresista implica pensar, actuar y vivir con una serie de principios y valores de convivencia bajo reglas humanistas, solidarias, de justicia social, respeto a los derechos del otro, tolerancia, aceptación de las diferencias, rechazo absoluto a toda forma de discriminación o xenofobia.

  Nos integramos – no nos aislamos ni nos asimilamos – a la comunidad en la cual vivimos, y que es en la que esperamos vivan nuestras futuras generaciones.

La creatividad de los judíos de la diáspora no está en hablar, escribir o pintar sólo de las temáticas judías, sino en elaborar esa actitud contestataria, flexible y humanista por excelencia, mirando el mundo, desde dentro de él.

La creación diaspórica fue siempre una respuesta a las necesidades del pueblo judío en cada tiempo y espacio.

Aportamos nuestra propia historia, nuestra cultura, nuestros valores y principios, aportamos nuestro arte y nuestros artistas, nuestra ciencia y nuestros científicos, y hasta nuestro arte culinario, a la vez que de manera natural, recibimos los aportes culturales de las sociedades en donde vivimos.

  El derecho de existencia del Estado de Israel es indiscutible, y su irreversibilidad debe ser un postulado básico sobre el cual el pueblo israelí y sus vecinos, encuentren los caminos para una paz justa y duradera, única garantía para la felicidad y prosperidad de todos sus habitantes.

Asimismo, afirmamos el derecho al accionar de las colectividades judías establecidas a lo largo y ancho del planeta, bajo el concepto de Multicentralidad. Esto significa que las mismas tienen el derecho de pensar y hablar por sí mismas, decidir y fomentar sus formas institucionales y de desarrollo cultural específicas, en armonía con las realidades y necesidades de los pueblos a los cuales se han integrado.

Algunas recomendaciones generales

  Fomentar y estrechar lazos de intercambio, con todas las organizaciones judías formales, y en general con toda la colectividad judía no institucionalizada. Esta interrelación también es válida y necesaria para con el resto de la comunidad nacional, sin perder nuestra identidad.

  Buscar distintas alternativas de modo que el idish siga vigente para todas las generaciones , ya sea a través de canciones, gastronomía, festividades, danza, literatura, teatro, humor, usando expresiones idiomáticas en el lenguaje diario, o utilizando cualquier otra manifestación cultural atractiva.

  Destacar el valor de las siguientes festividades, en algunos casos festejando específicamente (Peisaj, Rosheshone), en otros simplemente realizar divulgación con fines de conocimiento (Shvues, Suckes, Januke)

   Peisaj: Fiesta de la liberación. Se resalta la salida de la esclavitud de Egipto, trasmitiendo para cada generación el ansia de libertad para los hombres, marcando especialmente su necesidad de ser libre para su realización como ser humano.

   Rosheshone: Marca el Año Nuevo judío. Al comenzar el año nuevo, se realiza el balance del año anterior, y planeamos nuestros actos para el año venidero.

 Shvues: Se recuerda la entrega de los 10 mandamientos, las normas compiladas –revolucionarias para la época- que ayudarían a ordenar y mejorar la vida de los judíos, y que luego sirvieron como base para la civilización judeo-cristiana occidental.

   Suckes: Fiesta de las cabañas, revalorizando la relación del hombre con la naturaleza, su vida sencilla, libre, y vinculada en estos días con la preservación del Medio Ambiente. Es la fiesta de la alegría, y también la de la igualdad, de la solidaridad.

   Januke: Fiesta de la independencia del pueblo judío respecto a la potencia griega que lo dominaba. Es la referencia a la autodeterminación de los macabeos, que resistieron para preservar sus valores y tradiciones, luchando contra los opresores.

  

Estructurar, entre todas las instituciones Judeo-Progresistas de América, un calendario de fechas significativas, agregando información y/o biografías de las personalidades referenciadas, con el fin de tener un conocimiento mas amplio de cada tema.

volver arriba

    Taller: Situación Internacional & Relación Campo Nacional 

En este nuevo milenio nos encontramos con una realidad económica, política e ideológica que difiere sustancialmente del mundo de la guerra fría y por tanto debemos  adaptar nuestro análisis a las nuevas realidades y nuevas categorías que surgen.

Por un lado este mundo es el mundo de las globalizaciones, el capitalismo adquiere dimensiones mundiales, el comercio se piensa en términos globales y supera las fronteras de las naciones a través de las transnacionales sin residencia fija, el capital financiero circula sin restricciones y se ubica en plazas financieras ventajosas por sus exenciones impositivas.-  Observamos asimismo grandes migraciones; los habitantes de los países colonizados por los imperios buscan un mejor nivel de vida en los países que antes producían emigración hacia esas mismas colonias, recorriendo ahora el camino inverso. En esta etapa histórica vemos que las inmigraciones tiene características distintas, existe gran movilidad geográfica de los mercados de trabajo y los inmigrantes no se establecen de forma definitiva.

EE.UU.  convertida en la potencia dominante  junto con las grandes empresas armamentistas para las cuales la guerra es un gran negocio, actúa con absoluta impunidad  determinando en el mundo lo que esta bien y lo que esta mal.

Luego de los horribles atentados del 11/9, el imperio ya ni siquiera necesita excusas y marca con el dedo  cual será el próximo país a ser invadido según  sus intereses de dominación económica, política e ideológica, todo ello ante la mirada de los organismos internacionales que no pueden impedirlo, reclamamos reforzar y democratizar estas instituciones. Como muestra de esto solo alcanza recordar la invasión a Irak , la excusa de armamento químico que nunca apareció y el dinero invertido en  reconstrucción de un país que ellos mismos destruyeron.

En el mundo de la gran tecnología, del desarrollo de los servicios de las comunicaciones y la informática, el mundo parece ser uno solo, homogéneo a través de Internet, de los medios masivos de comunicación, de la uniformización de lo cultural con el interés económico como objetivo fundamental.   La brecha entre los incluidos y excluidos de la sociedad,  se agranda a favor de las clases dominantes más conservadoras. Para este universo que se  distingue por la contradicción, y tras la aparente uniformización , desaparición de ideologías o fin de la historia, como algunos promueven  se amplían las mayores diferencias entre ricos y pobres, entre sectores dominantes y sectores dominados e inmensas brechas entre los países desarrollados y el resto del mundo.

La tecnología no puede disimular la tragedia de la pobreza, el hambre y la perdida de valores culturales, a pesar de que esta en condiciones de resolverlas.-

Hoy es un tiempo diferente, en este nuevo milenio luego de la implosión del socialismo real excepto la digna presencia de Cuba muchas de las  certezas del pasado han caído.

Por ello  nos encontramos  en la búsqueda de una identidad renovada donde recojamos lo mejor de nuestra herencia cultural y tradiciones y las recreemos en la nueva realidad en la cual estamos insertos.

Este es un mundo donde la ideología dominante se presenta coma la única opción posible y promueve el individualismo como su gran aliado estratégico Este es el mundo donde nos toca vivir y luchar. La historia y el desarrollo de las fuerzas productivas no vuelven hacia atrás, se están generando nuevos desafíos a través de la formación de nuevas fuerzas sociales que apuestan a cambiar la realidad en pos de la equidad y la justicia social.

En este sentido América Latina esta intentando recorrer un camino de mayor independencia con gobiernos de signo progresistas.

Estos gobiernos están recorriendo un arduo camino de independencia ante los  organismos internacionales y de búsqueda de un desarrollo productivo nacional,  encontrándose  inevitablemente con sus propias dificultades y contradicciones y con el poco margen de maniobra que encuentran para lograr su propio camino de independencia en un mundo tan conectado y globalizado. La contradicción entre lo posible y sus objetivos históricos parecen ser sus mayores debilidades y desafíos.

No obstante vemos muy positivamente el intento de poner énfasis en lo productivo y en intentar una mayor justicia social respecto a los anteriores gobiernos que priorizaban lo financiero y especulativo.

A su vez se notan avances claros en los procesos democráticos en todo el continente y en la búsqueda de esclarecer y lograr justicia respecto a las dictaduras pasadas.

A través de este espacio común reafirmamos la necesidad de acuerdos entre nuestros países reafirmando la vigencia de instrumentos como el MERCOSUR que hasta ahora no han cumplido la labor de consolidar una unión económica que ayude al desarrollo de nuestros países como originalmente era su objetivo, instrumento éste que deberá ser mejorado para transformarse en una herramienta de unidad ,  esperando que se supere lo económico para lograr la verdadera unidad latinoamericana, profundizando las relaciones sociales-políticas-culturales y laborales

A su vez vemos con preocupación el incidente generado por el tema de las pasteras sobre el río Uruguay , este conflicto que afecta y debilita las relaciones entre nuestros países debe ser solucionado debiéndose utilizar caminos de diálogo  que valorando los problemas ambientales respeten a su vez la libre circulación entre nuestros países para que los puentes vuelvan  a convertirse en un factor de unión entre nuestros pueblos.

Lo que debemos analizar en profundidad, es bajo que mecanismos podemos influir realmente en los procesos mencionados, para no ser solo una usina generadora de buenos deseos ya que como resultado del proceso de globalización que tiene aspectos positivos y negativos se manifiesta una perdida de la herencia cultural de los diferentes pueblos, quienes reaccionan tratando de impedirla a fin de preservar su identidad, historia, tradiciones, costumbres, lenguas y modos de vida. Habemos muchos judíos en el mundo que con el mismo sentimiento estamos dispuestos a integrarnos a un amplio debate por la paz, la justicia social y la preservación y desarrollo de los valores humanísticos que conforman nuestra identidad.

El año que viene se cumplen 70 años de la institucionalización del ICUF en París en el año 1937, Sería importante volver a recrear en la actual realidad un encuentro por la cultura judía, por la paz y por la defensa de un Estado de Israel, seguro e independiente.

La unidad forjada en el 37 la reafirmamos en lo que tiene que ver también en la lucha contra los brotes antisemitas en diversas regiones del mundo

Casi la mitad de los 5 millones de judíos de EE.UU. se definen laicos o seculares (no religiosos), La proporción debe ser equivalente en otras comunidades de la diáspora.

Por qué no convocarlas a un amplio debate, plural, con el único objetivo de influir positivamente por la paz y por la cultura judías.

Hoy con las posibilidades de los medios informáticos, se abren inmensas posibilidades para formar círculos de estudios, ateneos, conferencias, etc.

No hacerlo significaría dejar el camino libre a la acción de los sectores más conservadores y reaccionarios de la comunidad.

volver arriba

Taller:  Identidad Judía Progresista.

Nuestros orígenes

Los desarrollos históricos, en especial la segunda guerra mundial, las sucesivas dictaduras civiles y militares que afectaron nuestro país y sus secuelas de crisis económicas y sociales, el surgimiento del Estado de Israel y la crisis de Medio Oriente, los avances científicos y tecnológicos en el ámbito universal, la globalización con sus facetas favorables y negativas, más el reflejo de todos estos fenómenos en la vida cotidiana y en las aspiraciones y luchas de los pueblos.

Por supuesto, la lista es más extensa, sin embargo lo que se intenta aquí es dar marco a un debate del cual surgirán algunas respuestas y más interrogantes, y se aclararán ciertas definiciones que no por reiteradas podría afirmarse que están debidamente internalizadas.

Sin agotar el cúmulo de interrogantes, mencionamos aquí algunos de los temas que inquietan hoy y sobre los que hemos trabajado, seguros que en el intercambio creceremos todos.

¿Cómo se define un judío en nuestra concepción judeo progresista?

¿Existe algún factor religioso, nacional, cultural, político, u otro, que sea excluyente a la condición de judío?

¿Hay alguna contradicción entre ser judío y argentino/brasilero/uruguayo?

Quién se incorpora a una actividad progresista judía, descuida por ello su condición de argentino/brasilero/uruguayo?

Quién se incorpora al amplio campo de la vida nacional, en tanto elija el camino de las luchas por el bienestar y la democracia para el pueblo todo, ¿descuida por ello su condición judía? ¿Cómo introducir estos temas a nuestra actividad?

El judeo progresismo tiene hondas raíces en todo lo referente a las luchas por el bienestar y la ventura de los pueblos. Su compromiso popular militante viene desde su mismo origen, e incluso de más atrás, desde la misma creación de las Entidades que posteriormente dieran nacimiento en el año 1937 al ICUF.

Pero por otro, decidieron dar continuidad y proyección a su cultura, a su lengua, a sus tradiciones pero encaradas con un sentido para nada conservador ni místico, sino profundamente humano, comprometido y laico.

Por eso es que nacieron nuestras instituciones, con la exigencia moral, ética y política de asumir una doble mirada: mirar hacia la sociedad y hacia la colectividad con igualdad de interés, fuerza, convicción, con la coherencia ideológica necesaria para desarrollar un proyecto que los vinculara muy estrecha y vigorosamente con su historia y que al mismo tiempo los atara fuertemente al país en el que estaban viviendo.

Por ello es que nuestro compromiso activo y militante actual tiene ese doble cariz, esa doble expresión: mirar hacia la colectividad judía y mirar hacia la sociedad toda, en ambos casos con la, misma pujanza, el mismo ardor, la misma pasión y la misma pertenencia ideológica, política y cultural.

Insistimos en la pluralidad de características individuales y colectivas, que pueden asumirse de un modo singular o múltiple, sin que constituyan una única definición de la condición judía ni de su pertenencia Comunitaria.

Somos lo que somos porque fuimos aquello que nos dio identidad, perfil y definiciones contundentes.

Todo esto nos lleva a definir cuales deberían ser los focos de atención y en consecuencia los frentes de trabajo. La realidad nos plantea una multiplicidad de posibilidades, pero creemos básico centrar nuestro accionar en los siguientes ejes:

Desde ya queda claro que entre otras, son cuestiones insoslayables para nuestra perspectiva, la lucha por:

Participamos en la construcción de un orden social justo, democrático, humano y solidario, marchamos aportando a un país que es multiétnico y pluricultural, nuestra propia especificidad y nuestros propios valores, que no son otros que los que defienden un porvenir de dignidad para todo él genero humano.

Entre los factores cohesionantes alrededor de una pertenencia se cuentan factores internos y externos.

Aquí llegamos a un punto clave, que distingue a los judíos sudamericanos de otras comunidades: el arraigo, la integración a la sociedad en general, a través de diversos canales que van de lo económico a lo social, de lo cultural a lo político, de la educación a lo recreativo. Ya no solo desde una corriente ideológica. La integración, hasta el punto de constituirse en una identidad gregaria, fue leitmotiv del sector progresista de la comunidad desde sus orígenes con sentido de sumatoria, no de sacrificio del factor cultural a integrar, no el nihilismo de una de las facetas de la compleja personalidad de un factor humano que deseo y logro incorporarse a la gestación de una sociedad multiétnica, multicultural.

Entendemos que un Judeo Progresista se define como judío, laico, humanista, antifascista, progresista y antirracista (para los compañeros del Brasil este termino debe ser reemplazado por antidiscriminatorio ya que el termino antirracista tiene en dicho país distinta connotación), parte activa y protagónica de la sociedad.

Tendrá un accionar consecuente con la defensa de los derechos humanos universales, la paz, la libertad y la democracia, apoyando a los pueblos del mundo que luchen por la realización de estos valores en cada estado, en pos de la consolidación de la convivencia pluralista de las naciones, aportando a la inserción del movimiento Judeo progresista en la comunidad, reafirmando su identidad, sin renunciamientos ni condicionamientos.

Un Argentino/Brasilero/Uruguayo Judeo progresista hoy se define como:

·        Judeo Argentino/Brasilero/Uruguayo progresista porque sus orígenes reconocen una doble raigambre: la argentina/brasilera/uruguaya y la judía. De allí su compromiso y accionar. Reivindicando como suyo tanto el patrimonio socio-cultural del pueblo judío (construido creativamente a través de las sucesivas generaciones), como las más genuinas tradiciones populares y nacionales de nuestro suelo, en un fecundo enraizamiento.                                    

·        Progresista por sostener que las respuestas a las demandas de la actualidad no se resuelven de manera individual, sino desde una concepción solidara, fraterna y colectiva. Proponiendo el crecimiento y desarrollo de los individuos sobre los que influencia, con el objeto de lograr de estos una actitud crítica y transformadora de la realidad que les toca vivir. Junto a las luchas populares y democráticas del pueblo argentino/brasilero/uruguayo por un mundo más justo, digno de ser habitado por todos, con las mismas condiciones y posibilidades.

·        Laico, en tanto prescinde de toda connotación religiosa en sus acciones y no acepta toda intromisión de la religión en el gobierno y la educación publica, respetando toda adhesión personal a cualquier religión.

·        Humanista por que nos interesa la realización total de la vida humana, asegurando su dignidad, su bienestar y su desarrollo.

·        Antifascista por su lucha contra cualquier forma de intolerancia, autoritarismo, militarismo o expresiones genocidas del poder o gobiernos que amenacen la paz y la seguridad de los pueblos, así como su convicción de la necesidad de construir sociedades sustentadas en la democracia y la igualdad de todos los seres humanos.

·        Antirracista (antidiscriminatorio) por estar contra todo tipo de discriminación (religiosa, social, cultural, étnica, de genero, etaria), y fundamentalmente contra el antisemitismo. 

·        Judíos argentinos/brasilero/uruguayo por sus precedentes históricos, por lazos familiares, por sus tradiciones, acervo cultural, decisión personal y por que nada de lo atinente a la colectividad judía y a la vida nacional le es ajeno e indiferente.

El judío progresista frente a este siglo XXI debe ser un militante por estos objetivos, pero no deben ser aplicados mecánicamente sino, de acuerdo a una concepción dinámica de la historia, adaptándolos a una determinada realidad social del país. La tarea de ganar a la colectividad para las causas democráticas, no establece prioridades. La realidad objetiva genera un proceso dialéctico en el que lo especifico y lo general (o sea la colectividad y lo nacional (se influyen reciproca y simultáneamente. Los cambios que se producen en el proceso político del país, van precisando nuestras posiciones.

 

Posición frente al sionismo

El Judeo progresista no acepta como objetivo o como o requerimiento para la condición de judío, ni la ideología ni la praxis sionistas, sin negar ni condenar a quienes adhieren a ellas.

Es así que nos declaramos no sionistas, pero a pesar de ello tenemos puntos en común con los sectores de la izquierda sionista y juntos hemos luchado permanentemente por la paz en medio oriente.

Los judíos progresistas, rechazamos la alía en tanto no coincide con nuestros principios, resultantes del empeño de la colectividad de construir su vida en el país en que vivimos y junto a cuyo pueblo, del que somos y nos sentimos parte, libramos la lucha por la paz, el progreso, la democracia y los derechos humanos.

Presionado por el innegable proceso de integración de nuestra colectividad – que alguien llamo Shoa Blanca-, se ha ido reemplazando el criterio de la alía por el de la Centralidad del estado de Israel en la vida judía, allí donde se encuentre, siguiendo las estrategias políticas de la dirigencia del estado de Israel.

Nosotros creemos en el pluricentralismo y en la autonomía de cada comunidad, para determinar su propio destino sobre la base de sus propios intereses, con sus rasgos y grados de evolución, interconectados por razones históricas, ancestrales, culturales y tradicionales. Como parte del pueblo judío y como contribución a su propio desarrollo comunitario, fomenta el conocimiento y las relaciones intercomunitarias.- Nuestro meridiano político pasa por nuestro país, en la inteligencia de que no hay “cuestión judía” que surja al margen de la vida nacional y que pueda ser resuelto independientemente de la solución de los problemas nacionales.

Lo planteado anteriormente nos señala que el marco de las alianzas que debemos realizar es amplio y complejo. Sin embargo, si la línea de pensamiento y de acción es definida y clara, no hay por que tener temores o dificultades en llevarla a la practica. Todos aquellos con quienes coincidamos aunque sea solo en objetivos puntuales, pueden y deben ser nuestros aliados.

Pero creemos que vale la pena transitar con todos los más posibles el camino de la creación de una contracultura de la resistencia a un modelo político y a un sistema socioeconómico que se oponen al humanismo, la justicia y la paz.

 

Frente a la religión

Cada individuo tiene el derecho de elegir los parámetros que determinan su identidad y en nuestro caso, lo que nos identifica como judío. La creencia religiosa en la fe mosaica, el cumplimiento de los mandatos de la alhaja, es uno de los factores.

En este sentido, caracterizamos a nuestro movimiento como laico, porque estamos contra toda intromisión o prevalencia de la religión en la sociedad, el gobierno y la educación publica.

Frente al ascenso de las corrientes religiosas, con una influencia creciente en las jóvenes generaciones, rechazamos que la religión, sea, ortodoxa o reformista, se la tome como base única e indispensable para la identidad judía.

Eso no nos convierte en antirreligiosos y ha habido muchas oportunidades en que hemos compartido la lucha por consignas comunes.

 
Frente al estado de Israel.

Desde la creación del estado de Israel hemos reconocido su legitimidad e irrevocabilidad, sin convertirlo en referente, modelo y aun razón de la identidad judía, y como judeo progresistas nos consideramos con derecho a efectuar las críticas que fueren necesarias. Porque nos preocupa profundamente el destino del pueblo Israelí, es que criticamos las decisiones militaristas y discriminatorias de algunos de sus gobiernos con su rechazo a las tratativas de paz con el pretexto de que no hay interlocutor o socios para la paz del otro lado.

Apoyar con todas nuestras fuerzas la existencia del Estado de Israel y ser solidarios con aquellos sectores del pueblo de Israel que luchan por la paz, sobre la base de un Estado Palestino que conviva pacíficamente al lado del Estado de Israel, basándose en las fronteras del año 67, con mínimas modificaciones limítrofes que acuerden las partes, desocupación y evacuación de los asentamientos Israelíes en territorios ocupados, Jerusalén capital de los dos estados y solución negociada de la situación de los refugiados, y bajo el principio  político de “Dos pueblos dos estados soberanos”.

La resolución de las cuestiones de las alturas del Golan, el fin del terrorismo, la seguridad de las fronteras israelíes y la firma de tratados sólidos con todos los países del Medio Oriente comprendidos en la temática).

 

La laicidad y la ampliación de la democracia de la sociedad Israelí.

 

Se pretende que naturalicemos el hecho de la Centralidad del Estado de Israel, cuando lo natural es que estemos preocupados por lo que sucede donde hemos nacido, donde nos hemos arraigado. Naturalizar aquel hecho nos aliena, nos expulsa de nuestra propia identidad, de nuestro propio contexto y nos convierte en extraños.

Denunciamos el carácter anexionista, chovinista y cada vez mas militarista de algunos gobiernos de Israel, pero también evidenciamos el carácter retrogrado y reaccionario de las organizaciones político militares como Hamas, Hezbollah y la Yidad islámica, así como las declaraciones del Presidente de Irán desconociendo el genocidio del pueblo judío y negando el derecho a la existencia del Estado de Israel. Calificamos de atentados terroristas los efectuados por algunos grupos fundamentalistas islámicos, en tanto están dirigidos a ocasionar victimas civiles inocentes. Pero del mismo modo y por la misma razón calificamos de terrorista al gobierno del Estado de Israel, ya que con su accionar violatorio del derecho internacional, cobra victimas inocentes ofendiendo los principios humanistas que caracterizan al pueblo judío.

Es por eso que demandamos la renuncia a cualquier tipo de terrorismo, sea de grupo o de estado. Itzak Rabin expreso “la violencia corroe las bases de la democracia”.

El conflicto del medio Oriente ha causado centenares de victimas y una muy seria situación económica en todas las partes involucradas en las acciones de guerra.

En cuanto al conflicto con los Palestinos, reclamamos el reconocimiento de los derechos nacionales de los pueblos israelí y palestino, que expresamos en la consigna “Dos Pueblos dos estados soberanos” y respaldamos a las manifestaciones realizadas en Israel en pleno desarrollo del conflicto pronunciándose por la paz. Nos pronunciamos por el cumplimiento de las resoluciones de la ONU, la hoja de ruta y los acuerdos de Oslo, Madrid y Ginebra.

Ellos establecen:

1.      El reconocimiento reciproco de su organización estatal.

2.      El retiro del ejército israelí de los asentamientos y colonias instaladas en los territorios ocupados y el regreso a las fronteras del año 1967 con las modificaciones que las partes acuerden.

3.      Jerusalén capital de ambos estados.

4.      Regreso o indemnización de los refugiados Palestinos acordado en la mesa de negociación por ambas partes.

5.      Solución negociada sobre los recursos hídricos.

Asimismo exigimos la destrucción del muro del apartheid, en tanto supone la anexión de facto de parte importante del territorio de Cisjordania.

Habiendo nuestros pueblos padecido la persecución, la cárcel, la muerte los presos sin juicios y las torturas, conociendo la angustia que genera esta situación que hoy se repite en Israel donde miles de prisioneros palestinos, incluso centenares de mujeres, niños y ancianos, que permanecen encerrados sin juicio.

Es que exigimos que cesen estas situaciones en Israel.

En definitiva, solo la convivencia pacifica del estado de Israel con sus vecinos Árabes, permitirá la seguridad y el desarrollo de toda la región. Desarrollo de toda la región donde se pueda crecer sin la pesada carga de preparase para la “la próxima guerra”.  Es también objeto de nuestro rechazo al gobierno del Estado de Israel en tanto mantiene una relación simbiótica con la política de EEUU y la continúa en el conflicto con los palestinos, es misión del progresismo promover la resistencia ideológica y la lucha social como alternativa.

volver arriba

Asociación Cultural Israelita de Córdoba - Argentina · Asociación Cultural Israelita Argentina I.L.Peretz - Santa Fé - Argentina · Asociación Cultural Israelita “Varsovia”  - Bs.As. - Argentina · Asociación Cultural y Deportiva “Scholem Aleijem Bs.As. - Argentina · Asociación Israelita Argentina Pro-Arte Bs.As. - Argentina · Centro Cultural Israelita Mendoza  Argentina ·  Centro Cultural Deportivo Israelita Ramos Mejía - Argentina · Centro Cultural Israelita Rosario Santa Fé - Argentina · Centro Cultural Israelita “I.L.Peretz” Lanús - Argentina · Coro Popular Judío ”Mordje Guebirtig” Cap.Federal - Argentina ·  Instituciones Integradas “Mendele-Peretz” Bs.As. - Argentina · Asociación Cultural Israelita Tucumán - Argentina ·  ASA - Asociación Scholem Aleijem - Río de Janeiro – Brasil ·  ICIB – Instituto Cultural Israelita Brasilero San Pablo - Brasil · Asociación Cultural Israelita Dr. Jaime Zhitlovsky - Uruguay ·

Apertura Talleres Declaración Fotos Adhesiones